MCCREE

McCree

Historia

«LA JUSTICIA NO SE VA A IMPARTIR SOLA».

Armado con su revólver pacificador, el forajido Jesse McCree imparte justicia a su manera.

McCree era bastante conocido como miembro de la banda criminal Deadlock, que traficaba con armas y materiales militares en el suroeste de los EE. UU. cuando sus socios y él fueron detenidos en una operación de Overwatch. Debido a su habilidad e ingenio, le permitieron elegir entre pudrirse en una prisión de máxima seguridad o unirse a Blackwatch, la división de operaciones encubiertas de Overwatch. Escogió lo segundo.

A pesar de las dudas iniciales, acabó por creer que podía purgar los pecados de su pasado corrigiendo las injusticias del mundo. McCree apreciaba la flexibilidad de Blackwatch, ajena a la burocracia y las formalidades. Sin embargo, al ir desapareciendo la influencia de Overwatch, ciertos elementos de Blackwatch intentaron acabar con la organización y usarla para sus propios fines. McCree, que no quería tener relación con la lucha interna, partió y desapareció entre las sombras.

Resurgió años después como revólver a sueldo. Aunque todo tipo de grupos buscan contar con sus talentos, McCree solo lucha por causas que considera justas.

 

Habilidades

 
Pacificador

Pacificador: McCree dispara su fiel revólver. También puede amartillar manualmente el pacificador para vaciar con rapidez el tambor.

 
Evasion

Evasión: McCree hace una pirueta en la dirección hacia la que se mueve y recarga su pacificador en el proceso.

 
Granada Cegadora

Granada cegadora: McCree lanza una granada cegadora que explota al poco de ser lanzada. La explosión deja atontados a los enemigos en un pequeño radio.

 
Sin Perdon

Sin Perdón (Habilidad Definitiva): Concentrarse. Marcar. Desenfundar. McCree se toma unos instantes para apuntar. Cuando está listo, dispara a todos los enemigos en su campo de visión; cuanta menos vida tengan, menos tardará en preparar un disparo mortal.

 

Vídeo del Héroe

Dauron

Autor: Dauron

Rango: Autor

Sobre el autor:
Soy un jugador desde los 3 años, y los juegos de Blizzard me absorbieron desde que tenia 8.