Avance de mazmorra — Regreso a Karazhan

Avance de mazmorra — Regreso a Karazhan

Desde el momento de su misteriosa creación, el propósito de esta oscura torre ha estado estrechamente ligado a la historia de los Guardianes de Tirisfal, antaño el mayor baluarte de Azeroth frente a la Legión. Es famosa por haber sido el hogar de Medivh, quien trágicamente traicionó a Azeroth y llevó a su fin a la cadena irrompible que eran los Guardianes. Este legado convierte a Karazhan en un lugar de especial interés para la Legión, que ha descendido con todo lo que tiene para abrir un nuevo frente en su guerra contra los habitantes de Azeroth.

Ha pasado un tiempo desde que los héroes de Azeroth fueran invocados a los salones de Karazhan para plantar batalla a los males que encerraba la torre; no obstante, con tantos secretos que quedaban por descubrir, el regreso era inevitable.

Regreso a Karazhan

Regreso a Karazhan ofrecerá en Legion una nueva experiencia para 5 jugadores para aquellos que estén familiarizados con la banda de 10 jugadores de The Burning Crusade. Antiguo trono de poder de Medivh, el último Guardián de Tirisfal, cada piedra y cada escalón está imbuido de un poder inimaginable. Es este poder el que atrajo a la Legión Ardiente a sus salones, y el sirviente de Medivh, Moroes, no ha dudado en abrir sus puertas con la esperanza de que su señor vuelva pronto.

En el interior de la torre, los jugadores descubrirán diversos desafíos nuevos que los enfrentarán tanto a jefes conocidos como desconocidos, así como nuevas historias que vivir en la infame Sala de la Ópera. Pero antes de que podáis bailar un vals en sus salones, tendréis que completar una serie de misiones y trabajar con Khadgar para frustrar los últimos planes de Gul’dan.

Gul’dan ha estado enviando órdenes secretas a los demonios de alto rango que se ocultan en las profundidades de las Islas Abruptas, y Khadgar os va a necesitar para interceptarlas. Pero este es solo el comienzo de vuestra aventura. Dentro de las Cámaras del Valor míticas tendréis que enfrentaros al Rey dios Skovald y a otros tres demonios de Gul’dan. Con toda la información en su mano, Khadgar conocerá una mortífera verdad que enviará a los aventureros a la torre encantada de Karazhan. Ante una cohorte de enemigos antiguos y nuevos, solo los héroes más experimentados tienen esperanzas de sobrevivir y desbaratar los planes de la Legión.

Esta es una mazmorra grande y con aire de banda, por lo que los jugadores tendrán ganas de revisitarla a medida que la vayan atravesando. Para que haya tiempo suficiente para ello, la mazmorra tendrá un registro que durará una semana, lo que dará a los jugadores el tiempo que necesitan para completarla y reclamar su nuevo botín.

Secretos del desarrollador: Como equipo de desarrollo, cada vez que hablamos sobre actualizar o revisitar contenido antiguo, Karazhan siempre ha estado la primera en la lista, pero nunca habíamos visto una conexión clara entre la mazmorra y la expansión del momento hasta ahora. Dada la historia de la torre del Guardián, nos parecía natural que la Legión se interesara por ella; además, nos daba la oportunidad de ofrecer una experiencia para cinco jugadores a una escala que no se veía desde las Profundidades de Roca Negra. Para Regreso a Karazhan queríamos ofrecer nostalgia y sorpresa a partes iguales. En general, la sección inferior de la torre se ha conservado tal y como estaba en 2007, aunque la aparición de enemigos y los encuentros con jefes se han renovado por completo. Sin embargo, una vez que los jugadores ascienden más allá de la puerta de Curator y entran en la biblioteca, las cosas se vuelven… diferentes. Dentro de una torre de hechicero, no siempre se aplican las reglas más elementales, como la gravedad o la proporción espacial. Y ¿quién sabe qué secretos podría esconder un lugar así?

Nivel mínimo: 110
Ubicación: Paso de la Muerte
Jefes: 8
Dificultad: Mítica

Doncella de Virtud: Al llegar a Karazhan para purificar la torre del vicio y la corrupción, la vigía titánica enfureció al contemplar el libertinaje y las infames fiestas de Medivh. Mientras su cruzada de virtud busca conversos para su causa, la Doncella mantiene su compromiso con la purga de inmoralidad usando todos los poderes a su disposición.

Sala de la Ópera: Makaku: ¿La maldad de los villanos es innata, o va calando en ellos por influencia de otros? Quizá reflexionar sobre este dilema desde la perspectiva hozen arrojaría algo de luz…

Sala de la Ópera: Historia de Poniente: En medio de la carnicería de las bandas rivales que pelean por el territorio de los Páramos de Poniente, dos amantes de mundos muy distintos luchan por su felicidad. Se dice que el amor es ciego, pero… ¿también necesita un traductor?

Sala de la Ópera: Bella Bestia: Transformado en un monstruo por culpa de una maldición, Bruto debe encontrar el amor verdadero antes de que la oscura magia que lo transformó acabe con su vida. ¿Aprenderá modales en la mesa a tiempo para ganarse el corazón de la hermosa Bella?

Attumen el Montero: Attumen, quien antiguamente se encargaba de la caza para los festines de su señor, se ha fijado ahora en una presa muy diferente. Siempre receloso de aquellos que desean robar su famoso corcel Medianoche, Attumen hace uso de sus trabajadas habilidades de lucha contra cualquier intruso.

Moroes: Moroes, el mayordomo de Karazhan, se desvive por los invitados de su señor en la grandiosa Sala de Banquetes. Dedicado eternamente al cuidado de la torre, despacha a los aguafiestas maleducados con una cruel eficiencia.

Curator: Curator salvaguarda la Sala de las Fieras de los visitantes no deseados, expulsando a los intrusos que busquen saquear los secretos de Karazhan. Aunque lo construyó el mismísimo Medivh, el ensamblaje guardián se ha deteriorado con el tiempo, por lo que tiene un comportamiento errático y es proclive a sobrecargas de energía.

Sombra de Medivh: Tal era el poder de Medivh, el último Guardián, que su magia aún resuena por los salones de Karazhan. En ocasiones toma la forma de visiones que revelan eventos pasados a los visitantes de la torre. Otras veces, adquiere formas malévolas, recuerdos de un tiempo en que la voluntad del Guardián no le pertenecía.

Devorador de maná: Rara vez la visión de una vermis de maná provoca inquietud a un aventurero experimentado. Estas pequeñas y simples criaturas flotan por el aire, consumiendo cúmulos a la deriva de energía arcana. Pero en Karazhan las tornas han cambiado, y lo que a primera vista parece inofensivo, puede convertirse en una imponente amenaza.

Viz’aduum el Observador: Kil’jaeden ordenó al omnisciente Viz’aduum que capturara Karazhan y canalizara los flujos de energía Ley que recorrían la torre. En caso de que lograra anclar la estructura a la miríada de mundos tomados por la Legión, el ejército del Titán Oscuro arrasaría Azeroth y dejaría poco más que las cenizas.

Fuentehttps://worldofwarcraft.com/es-es/news/20324668

robotrondan

Autor: robotrondan

Rango: Administrador

Sobre el autor:

Responder